lunes, 19 de julio de 2010

Locura


Me atrapo en cierta locura colectiva que una suerte de desamor dejó en mi inconsciente y que sin lugar a dudas dejó el corazón algo herido. Complicado saber si el destino lo quiere definitivo o incierto , vamos que muchas veces cerramos capítulos con llave y candado incluido y en segundos, cambia todo.
Uno propone y el de arriba dispone .. No digo ! Somos nada ...
Y que pase lo que tenga que pasar , recupero de a poco eso que los psicólogos llaman autoestima y que un idiota me arrebató, reconquisto la confianza propia y busco una felicidad que parecía inalcanzable y como siempre con la perspicacia característica propia la recobraré sin chistar.
Una libertad dudosa me manda de vuelta mi seguridad, alegría innata florece al sentirme dueña de mi propio mundo ... Volvió a mis manos y sin responsabilidad compartida se volvió solo mio y en un santiamén me tropecé
sola con mi propia vida, de vuelta a caer y a levantarme, que monótono.
Si ! Rescato la simplicidad de aprender de lo malo y lo bueno esconderlo en un rincón como si fuese un tesoro en un lugar sin fondo de los trozos que quedan del corazón.
Me pierdo en la inocencia de mi sentir, en el talento de amar sin barreras, ni límites irreales, me descarrilo en la falta de realidad y el exceso de fantasía que suele invadir mi sentir.
La materia gris está sumergida entre tanta alucinación y espejismo baratos que medito al dormir, la almohada se hace pequeña entre tantos pensamientos y me absuelvo de una culpa de jamás sentí ... Cae el Imperio por el error de su Faraón, Cleopatra se cansó de ver a Marco Antonio ahogarse y optó por bucear en su tina colmada de leche de burra.

Como dicen .. Colorín colorado , que el cuente acabe aunque no quiera que así sea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario